26/3/15

Una cuestión de orgullo - Michelle Reid


Profundamente enamorada, Clea le dio a Max todo lo que le pidió, dentro y fuera del trabajo. Como secretaria de él, conocía la regla de oro de la compañía: nunca permitir que un alto ejecutivo tuviera relaciones sentimentales con el personal. Como a Max no le importó romper la norma, Cleo creyó que la amaba de verdad.
Sin embargo, surgieron dos terribles problemas que cambiarían su vida drásticamente. La única pregunta que quedaba por contestar era: ¿Cómo reaccionaría Max?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor no dejen correos electrónicos en los comentarios. Gracias